lunes, 12 de noviembre de 2012

DIALOGO EXTRAIDO DE, LA ESTEPA DE LOS MALDITOS:

—Compañeros no os tenéis que dejar engañar por estos usurpadores
que en nombre de la libertad nos engañan y son iguales o
peores que los mismos zares— gritaba Mijail subido en un podio,
ante la mirada de su hijo- Cuando menos nos lo esperemos acabaremos
todos en Siberia. Al presidente bolchevique, Lenin, no le importa
nada la suerte de los campesinos y de los obreros. Sólo nos
querían para tener fuerza para conseguir llegar al poder. Sólo les importa
mandar. Y encima viven donde vivían algunos zares, en el
Kremlin. Aunque veáis que el líder soviético lleva chaquetas modestas
recordar que vive en los palacios del zar y proviene de una familia
noble. Miles y que no sean millones de campesinos morirán de hambruna
o serán deportados hacia Siberia si nos quedamos con los brazos
cruzados.
—Hay un soplón entre nosotros – dijo de pronto la voz de un
personaje que acababa de entrar en la reunión.
—¿Cómo lo sabes? – preguntó Mijail al recién llegado.
—Porque ha habido una filtración de información.
—¿Puede ser eso cierto?—preguntó el anarquista a sus compañeros-
¿Sabéis algo de todo este asunto?
El silencio de los miembros de la reunión puso aún más nervioso
a Mijail. Éste, intentando disimular su preocupación se dirigió a los
concentrados.
—Escuchar muy atentamente lo que os voy a decir. Recordar
siempre que si el gobierno totalitario soviético, se enterara de nuestras
reuniones clandestinas, quienes pagarían las consecuencias serían
nuestras familias. No lo dudéis nunca. A este régimen no le
interesa otra cosa que golpear al pueblo con su martillo comunista...

No hay comentarios: